Logox1.GIF (5557 bytes)
bot-por-.gif (2796 bytes)
bot-edi-.GIF (3826 bytes)
bot-art.gif (3093 bytes)
bot-coy-.gif (2886 bytes)
bot-cos-.gif (3091 bytes)
bot-tec-.gif (2922 bytes)
bot-nor-.gif (3058 bytes)
bot-pub-.gif (3060 bytes)
bot-est-.gif (2974 bytes)

Escribir a : 

        Correo.gif (4196 bytes)
agraria@cepes.org.pe
cepeslog.GIF (9770 bytes)

 

La Revista Agraria Nº 35 - Lima-Perú, abril 2002

 

Aranceles y franjas de precios. En revisión

Según lo informado por el congresista Manuel Olaechea, presidente de la Comisión Agraria del Congreso, en la reunión que sostuviera con el Ministro de Economía Pedro Pablo Kuzcynski a mediados de abril, éste habría reconocido que el actual sistema de Franja de Precios que se aplica a las importaciones de arroz, maíz, lácteos y azúcar no protege al agro nacional.

Y es que los precios de referencia que se utilizan para cobrar la sobretasa variable a los importadores, "son datos falsos" -dice Olaechea- porque se recogen de las Bolsas de Londres o Nueva York, donde los países desarrollados negocian sus excedentes de producción, y esconden millonarios subsidios. No son pues los precios que reciben los productores de Estados Unidos, Europa o Japón.

La propuesta de CONVEAGRO, que la Comisión Agraria recoge y el Ministro Kuzcynski acepta estudiar, es modificar el sistema de franjas en base a los promedios mundiales que se pagan a los agricultores de los países industrializados. De esa manera los costos de importación se elevarían a niveles en que la producción nacional pueda competir en igualdad de condiciones.

Pero además, los gremios agrarios y la Comisión parlamentaria que preside el congresista Olaechea han puesto sobre la agenda la necesidad de restituir al trigo importado en el sistema de franja de precios y revisar los aranceles que se cobran por la importación de otros productos de origen agropecuario, entre ellos, al algodón, el maíz y los aceites, que llegan fuertemente subsidiados.

La revisión de los aranceles es un imperativo de corto plazo en vista del daño que causa a la producción nacional, y asimismo porque al interior de la Comisión de Economía del Congreso se debate un Proyecto de Ley enviado por el ejecutivo en el que se propone extender la exoneración del IGV a las importaciones agrarias similares a los productos nacionales que reciben este beneficio. 

Como se sabe, la Ley 2614, aprobada por el Congreso en diciembre pasado, estableció que la exoneración del IGV sólo se aplicaba a la venta interna en el país, y no a las importaciones. Al solicitar modificar esta medida, el Ejecutivo fundamenta que esta política va en contra del "principio de neutralidad tributaria", y de las normas de la OMC que obligan a dar a los bienes importados el mismo trato tributario que reciben sus similares nacionales. Y según se explica, se corre el riesgo de que otro país miembro de la OMC denuncie al país por trato discriminatorio, como se dispondría a hacerlo Chile para defender la venta de sus frutas en el Perú.

Esta propuesta del Ejecutivo no puede ser considerada sin antes, o junto a ello, no se decide elevar los aranceles que gravan las importaciones. Nada lo impide porque de acuerdo a los compromisos asumidos ante la OMC, los aranceles que ahora están en un promedio de 12% para la mayor parte de las importaciones agropecuarias pueden elevarse hasta un 30%, y las que están dentro del sistema de franjas de precios, incluido el trigo, por encima de 68%.

 

Trigo importado: in crescendo 
En una de sus últimas presentaciones ante la Comisión Agraria del Congreso, el Ministro de Agricultura dijo que la reincorpación del trigo importado en el sistema de franja de precios era materia de evaluación. Y mostrando un gráfico señaló que en los últimos 5 años se registra un descenso de las importaciones per cápita. ¿Quiere decir que ahora los peruanos consumimos menos trigo importado que antes? Nada que ver.

Ocurre que los técnicos del MINAG que elaboraron el gráfico hicieron sus cálculos en base al valor de lo importado, que efectivamente descendió en los últimos años, y no de los volúmenes adquiridos en el exterior que, al contrario, aumentaron año a año, según muestra el gráfico adjunto. De 1´075 toneladas en 1994 a 1´406 toneladas en el 2001, de acuerdo a datos oficiales. La pregunta es ¿por qué los menores costos de importación no se traducen también en menores precios para los consumidores de harina, pan y fideos?

 

....Continúa --->

 

Portada - Editorial - Artículo - Coyuntura - Cosechando datos - Tecnología - Normas legales - Publicaciones Eventos - Estadística